top of page

RECURSOS

¿Quiénes son los falsos maestros? (1ra parte) – Judas 5-10

5 Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó a los que no creyeron.

6 Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día;

7 como Sodoma y Gomorra y las ciudades vecinas, las cuales de la misma manera que aquéllos, habiendo fornicado e ido en pos de vicios contra naturaleza, fueron puestas por ejemplo, sufriendo el castigo del fuego eterno.

8 No obstante, de la misma manera también estos soñadores mancillan la carne, rechazan la autoridad y blasfeman de las potestades superiores.

9 Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te

reprenda.

10 Pero éstos blasfeman de cuantas cosas no conocen; y en las que por naturaleza conocen,

se corrompen como animales irracionales.



Para estar bien preparados en la batalla por la fe, la Escritura nos describe en los siguientes versículos cómo son los falsos maestros.


La primera característica se ve en que los falsos maestros son unos rebeldes y por tanto serán castigados (vv. 5-8). Judas nos da tres ejemplos de la historia bíblica.


  • El primero es la generación del Éxodo. Judas resalta que el pecado de los israelitas fue su incredulidad, ya que creer en Dios es confiar en Él. Su pueblo no confió en que Él cumpliría Su Palabra y se rebeló (Ro 9:6-8).


  • El segundo ejemplo que Judas trae a colación es el de los ángeles que no guardaron su dignidad (v. 6). El pecado de estos ángeles fue una clara transgresión y rebelión contra Dios, al abandonar el lugar que les correspondía (Gn 6:1-4). Por ello, Dios los castigó en “prisiones eternas”. Igual a estos ángeles, los falsos maestros han abandonado la fe. Han sobrepasado todos los límites y ahora sólo les espera el día del juicio.

  • El tercer ejemplo de rebeldía y juicio divino es Sodoma y Gomorra. Las personas de Sodoma y Gomorra se rebelaron contra Dios involucrándose en actos obscenos “contra naturaleza” queriendo tener relaciones homosexuales.



Los falsos maestros se caracterizan por creer que pueden hacer cosas que la Palabra no dice hacer. Si Dios nos ha mostrado una manera cómo se deben hacer las cosas, hay que obedecerle, porque no hacerlo es rebeldía.


La comparación con los falsos maestros se reafirma al empezar el v. 8. Judas los etiqueta primero de “soñadores”. Esta es una referencia a las visiones que los falsos profetas decían tener (Dt 13:1-4).


Esto es muy aplicable hoy en día, porque los falsos maestros y apóstatas dicen que Dios se comunica con ellos de manera secreta, en sus sueños y en sus visiones. Y estas visiones están totalmente alejadas de lo que dice la Escritura y la tradición apostólica (Jud 4). Esto no es más que una mentira y un atrevimiento en contra de Dios y Su Palabra Santa. Lo que enseñan es solo producto de su imaginación.


Pero Judas no sólo dice que son unos soñadores, él lanza tres acusaciones.


➢ Primero, estos soñadores “mancillan la carne”. Esto significa que a los falsos maestros les falta pureza en el área sexual.

➢ La segunda acusación de Judas en contra de los herejes se refiere a que “rechazan la autoridad”. Esto significa que los falsos maestros niegan el señorío de Cristo. Al querer satisfacer sus propios deseos malvados y su propia voluntad rechazan la autoridad de Cristo.

➢ La acusación final es que los herejes “blasfeman de las potestades superiores”. Las potestades superiores son seres angelicales (2 P 2:10-11). Esta blasfemia reflejaba el orgullo, la jactancia y la rebeldía de los falsos maestros en contra del orden establecido por Dios. Ellos no permiten otra voz o autoridad que las de ellos mismos.


La segunda característica de los falsos maestros es demostrada en su insolencia (vv. 9-10). En estos versículos, Judas presenta una historia que involucra al arcángel Miguel y al diablo.


Judas no está preocupado con dar detalles con respecto a las razones de la disputa sobre el cuerpo de Moisés. Su mención de este incidente sólo sirve como un medio para resaltar el comportamiento de Miguel quien no tuvo la insolencia de pronunciar juicio en contra del diablo. Él no fue más allá de su lugar apropiado, porque ese juicio le correspondía solo al Señor.


En contraste, los falsos maestros de hoy son tan insolentes como para usurpar las prerrogativas que pertenecen a Dios.


Como dice Judas, los falsos maestros no solo hablaban de manera indebida con respecto a las cosas de Dios, sino que además “blasfeman de cuantas cosas no conocen” y “se corrompen como animales irracionales”.


A los falsos maestros les falta entendimiento. Además, blasfeman de cosas que no entienden. Carecen de discernimiento espiritual y usan un lenguaje abusivo. Ellos carecen de la sabiduría divina, y no admiten su necedad.


Ellos no solo malinterpretan la Escritura, sino que además se inventan mensajes que no vienen de Dios, y su fuente de autoridad son los sentidos.


Versículos relacionados con el tema:

Mt 7:15,2 P 2:4-8, Nm 14:11-12, Ro 9:6-8, Mt 7:21-23, Gn 6:1-4, 18:20-26, He 10:29-31 ,Dt 13:1-4, 1 Jn 4:1-3, Tit 1:16, Hch 7:53, Dt 34:5-6, Zac 3:1-2

1 visualización0 comentarios

תגובות


bottom of page