top of page

RECURSOS

¿Cómo y por qué alabar a Dios? – Salmo 100

Actualizado: 11 ene

1 Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.

2 Servid a Jehová con alegría;

Venid ante su presencia con regocijo.

3 Reconoced que Jehová es Dios;

El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;

Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

4 Entrad por sus puertas con acción de gracias,

Por sus atrios con alabanza;

Alabadle, bendecid su nombre.

5 Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,

Y su verdad por todas las generaciones.


El Salmo que hoy vamos a estudiar nos muestra la grandeza de nuestro Dios y nos da suficientes razones para alabarlo. Este Salmo está dividido en dos secciones y cada una nos enseña cómo y por qué se debe alabar a Dios.


1a SECCIÓN: ¿CÓMO Y POR QUÉ ALABAR A DIOS? (vv. 1-3).


En los primeros tres versículos la invitación es alabar a Dios con alegría. Este llamado es hecho a “los habitantes de toda la tierra”. Esto significa que Dios debe ser reconocido como soberano sobre toda la tierra, y todas las naciones deben venir ante Él honrándolo y alabándolo (Sal 96:4- 10; 98:2-4; 99:2).


En el versículo 3 hay tres razones para una alabanza gozosa.


1. Jehová es Dios. La invitación a reconocer que Jehová es Dios es un llamamiento para estar seguro de no tener dudas, de que Jehová es el único Dios. No solo porque nuestro Dios es mayor que cualquier otra deidad, sino más bien que Él es el único y verdadero Dios.


2. Dios es el Creador. Cuando entendemos que Dios es el creador nos llenamos de asombro y alabanza. Por eso, la implicación más importante para nosotros debe ser que somos responsables ante Él (Gn 1:27-29). Debido a que Dios es el Creador, solo Él sabe lo que es mejor para mí (nosotros).


3. Dios es el Pastor. Como pueblo de Dios estamos en Su prado y Él es nuestro pastor. La imagen de un pastor aquí describe a un rey, y en este caso al Rey celestial (Sal 78:52). Sabiendo que Dios es el pastor implica Su cuidado, Su protección y Su provisión para Su pueblo. Por esta razón debemos alabarlo alegremente.



2a SECCIÓN: ¿CÓMO Y POR QUÉ ALABAR A DIOS? (vv. 4-5).


En esta sección hay una invitación para alabar a Dios con agradecimiento. El salmista llama al pueblo para que entre al santuario lleno de gozo y agradecimiento, alabando a Dios por lo que ha hecho y por lo que es.


Sin embargo, lo más importante es el objeto de la alabanza: Su nombre. El nombre de Dios representa Su carácter y Sus hechos y significa que fuera de Dios no hay nada (Éx 3:13-14).


El Salmo presenta tres razones finales por las cuales debemos alabar a ese gran Dios (v. 5).


1. Dios es bueno. Que Dios sea bueno significa que Él es la fuente y el estándar de lo que conduce al bienestar. Dios es intrínsecamente bueno y no hay nadie bueno excepto Él (Lc 18:19). Por eso la Biblia exhorta a las personas a confiar en Dios y descubrir que Él es bueno (Sal 34:8). Es más, Dios sólo puede hacer cosas buenas por Sus hijos (Sal 84:11).


2. Dios es misericordioso (ver Sal 103:13 y 2 Co 1:3). Estos versículos describen la perfecta y profunda compasión que Dios siente por el ser humano, aunque no lo merezca. La misericordia de Dios no considera el mérito, ni la falta de éste en las personas. Es un aspecto del afecto y cuidado paternal. Si eres un hijo de Dios, siempre vas a tener Su misericordia (He 4:16).


3. Dios es verdad. La palabra verdad significa veracidad, fidelidad o confiabilidad. La fidelidad de Dios quiere decir que Dios es verdadero y que Sus Palabras son verdad y confiables. Cualquier cosa que Dios diga, especialmente en Sus promesas, son completamente fiables, porque son verdad (Sal 19:9; 119:160; Pr 30:5). La fidelidad de Dios es tan confiable que es “por todas las generaciones”.


Versículos relacionados con el tema:


Sal 95:3, 96:3-10, 97:1, 98:6, 99:1, Gn 1:27-29, Ro 3:10-12, 23, 6:23, 2 Co 5:21, Sal 68:52, Éx 3:13-14, Sal 106:1, Lc 18:19, Sal 34:8, 84:11, 103:3, 2 Co 1:3, 19:9, 119:170, Pr 30:5



11 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page