top of page

RECURSOS

¿Cómo contender por la fe? (1ra parte) – Judas 17-19

Actualizado: 27 ene

17 Pero vosotros, amados, tened memoria de las palabras que antes fueron dichas por los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo;

18 los que os decían: En el postrer tiempo habrá burladores, que andarán según sus malvados deseos.

19 Estos son los que causan divisiones; los sensuales, que no tienen al Espíritu.



Luego de dejar claro el carácter de los falsos maestros, y cómo obran, Judas instruye a la iglesia cómo pelear la buena batalla de la fe (desde el versículo 17 hasta el final).


La primera instrucción es considerar siempre el fundamento apostólico del cristianismo.

Lo primero que hace es recordarles algo. Las palabras “tened memoria” (v. 17) tienen como objetivo recordar las palabras dichas por los apóstoles para que sepan cómo responder a los falsos maestros.


Judas recurre a la profecía apostólica y al hacerlo, eleva la palabra de los apóstoles de Cristo al mismo nivel de los otros textos del Antiguo Testamento. La enseñanza aquí es que las palabras de los apóstoles es la misma Palabra de Dios, con la autoridad e inspiración que sólo provienen de Dios. La razón de declarar tal autoridad e inspiración es porque la fuente de estas palabras

proviene de “los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo” (v. 17).


Esto es una referencia a los doce apóstoles que Cristo estableció, a excepción de Judas Iscariote quien fue remplazado por Matías (Hch 1:21-22), y Pablo. Ellos fueron los que predicaron y enseñaron la doctrina cristiana. Ellos colocaron el fundamento de la iglesia, siendo Jesús la piedra angular (Ef 2:20).


El fundamento apostólico es la enseñanza que vino a través de los apóstoles. Tenemos acceso a estas enseñanzas a través del Nuevo Testamento (Hch 2:42). Parte de la enseñanza es lo que Judas menciona de manera específica en el versículo 18, al decir que ellos profetizaron la venida de los falsos maestros (2 Ti 3:1-5; 4:3-4).


Además, el versículo menciona dos características de los falsos maestros. Primero los llama “burladores” (v.18). Esto significa que ridiculizan a Dios y Sus mandamientos morales. En segundo lugar “andarán según sus malvados deseos” (v. 18). Esta acusación significaba que los herejes eran personas que no mostraban la debida reverencia por Dios y que vivían de acuerdo con los deseos pecaminosos de su corazón.


Los falsos maestros son representantes del mal, y hoy más que nunca están presentes en nuestra época, disfrazándose de cristianos piadosos y de ángeles de luz (2 Co 11:13-15) que se burlan de Dios y de la iglesia. Son sólo unos mensajeros del diablo.


Para no ser engañados debemos conocer el fundamento apostólico del Nuevo Testamento.

Para no caer en las mentiras de estos embusteros debemos ser estudiantes juiciosos de la Palabra de Dios.


Finalmente, y para acabar esta sección, Judas, en el versículo 19, da la última descripción de los falsos maestros.

El comentario final comienza acusando a los herejes de causar división en la congregación. Los falsos maestros se introducen para dividir al cuerpo de Cristo que debe estar unido, tanto en la creencia como en la conducta. Es totalmente equivocada la postura que dice que, para guardar la unidad, no debemos señalar las fallas doctrinales y morales de los demás.


Además, Judas acusa a los falsos maestros de “sensuales, que no tienen al Espíritu” (v. 19). Los sensuales son aquellos que tienen la mente del mundo, y no al Espíritu Santo. No han sido regenerados para salvación.


Los falsos maestros no están equivocados o apartados del camino por un momento. Simplemente nunca han sido cristianos.


Hermanos: ¿Cómo no vamos a pelear contra aquellos que ni siquiera son creyentes, pero dicen ser cristianos, utilizando la religión para su propio beneficio y llevando a la condenación eterna a muchas personas?

Debemos contender ardientemente por la fe y para ello nunca deberíamos olvidar el fundamento apostólico. No podríamos crecer lejos de nuestras raíces porque, sin Dios y Su Palabra, nada podemos hacer...


Versículos relacionados con el tema:

Mr 3:14-15, Gá 1:1-12, 1 Co 9:1, Hch 9:15-16, 2:43, 2 Co 12:12, Ef 2:20, 2 Co 11:13, 2 Ts 2:15, 2 Ti 3:1-5, 4:3-4, Hch 2:17, 2 Co 11:13-15, Tit 3:9-10, 1 Co 2:14

1 visualización0 comentarios

Comments


bottom of page